36-

4 Nov

Capítulo 1, 2, 3, 4, 5, 6

By being seldom seen, I could not stir

But like a comet I was wonder’d at.

William Shakespeare.

7

Francia y Andrés caminaban por la avenida buscando algún bar que estuviese abierto. Los porteros empezaban a baldear las calles y los diarios se apilaban en los puestos de revistas, muy pocos autos circulaban por la calle. Juan había desaparecido y eran muy pocas las pistas que habían encontrado. Casi ninguna, a no ser por el llamado telefónico perdido en el celular de Francia y esos misteriosos mensajes de texto, que ni siquiera sabían a qué correspondían.

Ahora lo importante era comer algo, la acidez que provocaban las pastillas era insoportable. Necesitaban un vaso de leche para luego si poder ir a la casa de Andrés.

Andrés la miró a Francia mientras esquivaba a una vieja con su caniche ralo.

—Sabías que Tutatis existe.

—¿Tutatis?

—Si, Tutatis.

—¿Qué carajo es Tutatis?

—¿Cómo qué carajo es Tutatis? ¡Por Tutatis!

—¿Y?

—No te acordás de Asterix y los galos, Obelix y los menhires. Juan seguro que se acuerda.

—Ahhh, si si. Ahora me acuerdo. ¡Por Tatatis!

—Tutatis.

—Si, Tutatis. Pero es una joda, no existe tal cosa como Tutatis, eso lo inventaron…, cómo se llamaba…, Fabergé, no no Hergé. Si, Hergé.

—No digas boludeces. Se llamaban Uderzo y Goscinny. Fabergé es un huevo y Hergé escribió Tintin, el reportero maricón. Asterix es lo más. ¡Por Tutatis!

—Bueno, a mi me gustaba leer Tintin.

—La cosa es que existe Tutatis. Y se acerca a nosotros con gran velocidad.

—No te entiendo —Francia lo miraba con los hombros alzados.

—¿Qué no entendés?

—Si lo inventaron Uderezo y el otro.

—No, lo inventaron Uderzo así se llamaba, no Uderezo. Tutatis es un asteroide con forma de menhir. Supongo que ahí está una posible explicación de los benditos menhires y Obelix.

—Para mi siempre fue Uderezo, suena mejor que Uderzo.

—Me escuchaste lo que te conté, Tutatis existe y se acerca a nosotros.

—¿Cómo a nosotros? ¿A vos y a mi?

—Nosotros la tierra.

—No sé si se puede utilizar el pronombre personal para la tierra. Nosotros no somos la tierra.

—Nosotros la tierra, formamos parte de la tierra, no me pares con gansadas. Lo importante es que Tutatis existe y todo este tiempo pensé que era una invención de Uderezo y Goscinny.

—No era Uderzo como se llamaba.

—Goscinny vivió acá en Buenos Aires antes de la segunda guerra, ahí cerca de plaza San Martín, donde seguro salía a caminar. Probablemente se lo cruzaba a Borges y lo escupía.

—¿Y qué hacía acá?

—Ni idea, me parece que fue al Liceo Francés, con todos los frenchos wannabe, como siguen siendo aún hoy. Su papá fue uno de los descubridores de lo que luego muchos años después fue el proceso de producción de la droga Anti-morvan. Él no fue exactamente el que la diseñó, pero sus investigaciones en el campo de la ingeniería química permitieron su desarrollo posterior. Pero cómo llegamos a esto que no importa un cuerno.

—Goscinny.

—No, Tutatis. ¡Por Tutatis!

—¿Y cómo te enteraste de esto?

—La revista Muy Interesante. La leí los otros días.

—Che, y qué más decía.

—El asteroide número 4179 que también tiene como designación 1934 CT, cuyas coordenadas o elementos orbitales son para el ecuador y el equinoccio medio J2000.0. Con época (T) el 10 de junio de 2003 y anomalía media en la época (M) en 234º979682. Su distancia perihélica (q), es decir cuando se encuentra a menor distancia en su órbita con respecto al sol es de 0,919659024 en unidad astronómica, más o menos 3 veces la distancia de la luna. No sé si te acordás de la segunda ley de Kepler, pero bueno, eso es lo que lo explica. Después si mal no recuerdo los datos, el semieje mayor (a) a 2,51085734 u.a, con una excentricidad (e) en 0,63372709 u.a. Su argumento del perihelio es 274º80741 y longitud del nodo ascendente a 128º2206794. Su inclinación era algo así como 0º4695972. Aún así, lo más interesante era que su período de revolución (P) es de 3,97862 años y que exactamente su fecha de paso por el perihelio es para el 2004 en octubre 26,6724323.

—Uno de estos días lo podemos buscar. Hoy no porque está nublado.

—¡Por Tutatis!

—Si. ¡Por Tutatis! Y que el cielo no se desplome sobre nuestras cabezas.

Francia lo miró a los ojos, una vez que estuvieron sentados en la mesa junto a la ventana. Era un bar de los marrones. Aquellos que estaban desapareciendo con los años, restos de una Buenos Aires de otros tiempos.

—Viste que curioso. ¿No sé si lo notaste?

—¿Qué cosa?

—Los carteles en la calle mientras íbamos caminando. En cada una de las esquinas que pasamos. En cada uno de los postes de luz y en todos lados.

—¿Cuáles? Los de Estado y Paradigma que presentan el nuevo plan de racionalización del tiempo.

—No bólido, esos ya ni los noto, están sobreentendidos. Los chiquitos, esos que dicen: 150 pesos fáciles. Perú 1493. Centro de Altos Estudios Conceptuales. CAEC. Platita fácil. Eso es lo nuestro.

—Ah, si. Esos.

Tocó su pantalón, sintió el papel doblado, rozando el papel con su pierna.

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: